Editorial: Agotamiento del modelo, ajuste y después…?

Desde hace algunos años nuestra Federación, a partir de los informes elaborados por nuestros economistas que son analizados y discutidos en diferentes ámbitos sindicales, vienen señalando el agotamiento del modelo económico impulsado por los gobiernos progresistas que han gobernado el país desde el 2005.

Las pautas salariales en la última ronde de consejos de salarios en el sector privado; lo acontecido con el tema presupuestal del Estado en la última rendición de cuentas; las limitaciones impuestas por el Gobierno Nacional a la inversión pública en infraestructura, en especial a las empresas públicas, la prioridad por honrar el pago de la deuda externa y de reducir el déficit fiscal constituyen una política de ajuste que tiene efectos restrictivos sobre el conjunto de la economía.

Los efectos de dicho agotamiento hace ya un par de años han comenzado a sentirse, en particular para el conjunto de la clase trabajadora, jubilados y pensionistas, que han visto reducidas la concreción de sus demandas en materia salarial, generación de puestos de trabajo, mejora en las condiciones de trabajo y atención a demandas claves como educación, salud y vivienda; con efectos regresivos en términos de distribución de la riqueza generada en nuestro país.

Ahora bien, este ajuste no conlleva sólo restricciones económicas, sino que por el contrario para imponerlo se requieren de otros ajustes, en particular en términos de derechos y especialmente los derechos laborales articulados en torno a la Libertad Sindical. Para ello, el ataque a las organizaciones sindicales, las limitaciones al ejercicio del derecho de huelga -decreto de esencialidad mediante- así como la ausencia de verdaderos procesos de negociación colectiva conforman una estrategia deliberada y planificada funcional al ajuste económico que hoy se lleva adelante.

Este proceso se da en un marco de una intensa profundización de las contradicciones, y en consecuencia de una fuerte profundización de la lucha de clases, con una fuerte ofensiva del capital sobre el trabajo que se expresa a nivel mundial, regional y nacional. De allí que debamos profundizar la reflexión en torno a los límites del modelo progresista en nuestro país, pero sin dejar de incorporar en dicha reflexión lo que está sucediendo particularmente en la región donde el capital ha optado, en el marco de su ofensiva, por restaurar a sus representantes directos al mando de los estados para desde allí impulsar su agenda de ajuste contra el pueblo.

En este marco, deberemos abocarnos como Federación a la realización del XVI Congreso, a desarrollarse entre el 7 y el 10 de diciembre próximo, para lo cual resulta de vital importancia asumir ciertos desafíos.

En primer lugar, asumir el desafío político-organizativo de desarrollar a lo largo y ancho del territorio nacional un proceso de Congreso que implique una red de asambleas en las cuales el conjunto de las Filiales y afiliados participen activamente en dicho proceso de debate. El desarrollo del Congreso no se reduce exclusivamente a una instancia de cuatro días. La gran contribución a nuestra Federación, al movimiento sindical y al país todo es convocar a discutir y a fortalecer una perspectiva de clase a miles de trabajadores.

En segundo lugar, deberemos ser capaces, y sin dejar de colocar demandas reivindicativas concretas en términos de derechos y condiciones de trabajo para el conjunto de los trabajadores de Enseñanza Secundaria, de concretar elaboraciones programáticas que puedan ser colocadas a consideración del conjunto del movimiento sindical y de la sociedad uruguaya, desde una concepción de avanzada y de disputa con el programa del capital, en un plano general, pero particularmente en educación.

Al respecto, deberemos abordar definiciones programáticas que nos permitan disputar el sentido de la educación, tanto desde la perspectiva política, técnica como pedagógica, asociado a un proyecto de país y de transformación social desde una perspectiva democrática, de justicia social y de desarrollo económico, social y cultural.

A su vez, resulta de vital importancia desde el punto de vista táctico y estratégico, profundizar en nuestros planteos en torno al presupuesto educativo, colocando no sólo las demandas concretas en términos de salario, cargos, infraestructura y condiciones de trabajo, sino que deberemos incorporar en dicho proceso la discusión de temas tales como las PPP o las exoneraciones fiscales a la educación privada.

Así también, deberemos redoblar la campaña nacional que en el marco de la campaña mundial promovida por la Internacional de la Educación contra la privatización y el comercio educativo. Lo realizado hasta el momento, en función de la instancia desarrollada en marzo así como la próxima de octubre en la cual profundizaremos sobre el tema, evidencian la necesidad de promover iniciativas político-parlamentarias y de masas en contra de dicho proceso.

Por último, deberemos asumir definiciones estratégicas desde el punto de vista político-organizativo, de construcción de alianzas que permitan concretar correlación de fuerzas dispuestas a asumir desde la acción la defensa de un programa y de una plataforma reivindicativa que habiliten alcanzar conquistas concretas que den respuestas a nuestras demandas.

El XVI Congreso deberá definir, a su vez, una nueva dirección de la Federación para el período 2018-2019, para lo cual deberemos asumir, en el marco de la unidad sin exclusiones, la más fraterna discusión que habiliten poder concretar la mejor dirección para nuestra Federación.

El después, en término de perspectiva para nuestro país, sus trabajadores y particularmente su sistema educativo, aparece en principio en el marco de un profundo proceso de disputa. El sentido y la orientación, como siempre, lo determinará la correlación de fuerzas articulado en torno a un programa, con capacidad de desarrollar organización y de llevar a cabo un conjunto de acciones de masas en un proceso de profundización de la lucha de clases.

 

De nuestro boletín de Setiembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *