Comité por el Hospital de Clínicas

Comité creado por resolución No. 5 del CDC del 22/12/15, integrado por el Rector de la Universidad Roberto Markarian, el Decano de la Facultad de Medicina Fernando Tomasina, la Directora del Hospital de Clínicas Raquel Ballesté y los representantes de los órdenes, Marcelo Cerminara (docentes), Federico Kreimerman (egresados) y Valeria Sánchez (estudiantes).

1. Introducción

En base a los intercambios mantenidos con representantes del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), esta propuesta de la UdelaR se realiza con el objetivo de que la financiación de esta obra no incremente el déficit global del Sistema Público Consolidado que el Gobierno Nacional pretende disminuir de los valores actuales del orden del 3,7% al 2,5% sobre el PBI, en los próximos cuatro años.

Esta propuesta tiene como fundamento realizar la inversión en el HC, y comenzar a hacer los pagos en años futuros para que los mismos no comprometan el objetivo del Gobierno Nacional de reducir el déficit fiscal en este quinquenio. De alguna forma, este procedimiento, se asemejaría al de la Participación Público Privada (PPP) que el Gobierno Nacional está auspiciando para ciertas inversiones, en el sentido que se realizan las obras y se comienzan a pagar luego que las mismas están terminadas y en funcionamiento, pues en ambos casos lo que se propone está asociado a un aumento del endeudamiento con pago futuro y en varios años.

Para evaluar este posible financiamiento, se realizarán estimaciones, para los próximos años, de los montos de las inversiones del HC, los haberes sujetos a montepío de la UdelaR, y de variables macroeconómicas vinculadas a las anteriores: tipo de cambio (TC), Índice de Precios al Consumidor (IPC) y su variable vinculada que es la Unidad Indexada (UI), y tasa de interés sobre saldos por el capital solicitado durante el período considerado.

En base a estas proyecciones, se realizará un flujo de fondos del cual surgirá la cuota que se deberá abonar a la empresa que realice la inversión. Al relacionarse esta cuota con el monto de los montepíos actuales se obtendrá cuál es el porcentaje de rebaja necesario para cubrir el valor de las obras físicas, el equipamiento, el mantenimiento y su costo financiero.

En este documento, el término inversión comprende la sumatoria de las inversiones en obra física, en equipamiento y en mantenimiento.

Se analizarán dos Escenarios de acuerdo al monto de la inversión a financiar, y cada uno de ellos se lo desagrega en tres Subescenarios según el período de repago del préstamo. En el Escenario 1 se considera que la inversión a financiar comprende los años 2017-2026 donde, en los últimos cuatro, solo se realizaría inversión en mantenimiento. El Escenario 2 es más restrictivo pues considera solo la inversión en los años 2017-2022 que coincide con el período en que se realiza la inversión en obra física y equipamiento, pero no incluiría años posteriores de mantenimiento de la misma a cubrirse con el fondo especial a solicitar. En cuanto a los Subescenarios, los mismos implican el repago de los montos de las inversiones en 10, 15 o 20 años, y se plantean para ambos Escenarios base. En síntesis, el estudio contemplará, el Escenario 1 con su apertura en los Subescenarios 1.1, 1.2 y 1.3, y el Escenario 2 con su apertura en los Subescenarios 2.1, 2.2 y 2.3

2. Variables y parámetros

Se presentan las variables y parámetros considerados en el modelo, distinguiéndose los Usos, las Fuentes y las Variables Macroeconómicas.

A. Usos de Fondos
En este ítem se incluyen las obras proyectadas para el HC (por un total de U$S 119,6 millones) y el mantenimiento (que se estimó en U$S 3,4 millones anuales cuando toda la obra estuviera terminada). La fuente de las inversiones fue la información proporcionada por el equipo técnico que elaboró la Propuesta para la refuncionalización de la planta física del Hospital Universitario Hospital de Clínicas “Dr. Manuel Quintela” en marzo de 2016.

El punto 1.1 incorpora el ritmo de las obras físicas que comenzarían en 2017 y culminarían en 2022, o sea se realizarían en seis años.

El punto 1.2 incluye las inversiones en equipamiento que también se realizarían en los seis años de ejecución de la obra física.

El punto 1.3 detalla el mantenimiento que comienza en el año posterior a cada parte de la obra física, o sea comienza en 2018 (luego que se concluyera el primer año de obras). Hasta el año 2022 el valor del mantenimiento se corresponde a las partes que se vayan concluyendo y, a partir del años 2023, el valor total sería de U$S 3,4 millones anuales porque el total de la obra terminaría en el 2022. En el Escenario 1 se considera que la inversión incluye el mantenimiento durante cuatro años posteriores al fin de la obra (del 2023 al 2026) con lo cual el total de usos incluiría diez años: 2017 a 2026.

El punto 1.4 adiciona la inversión total de sus tres componentes y es la que se utilizará en el Cuadro de Usos y Fuentes al considerar los distintos Escenarios y Subescenarios.

B. Fuentes de Fondos
De acuerdo a la propuesta que se está analizando, las Fuentes de Fondos para el pago de las obras y su mantenimiento provendrán de disminuciones de la tasa de montepío patronal de la UdelaR.

Se ha sostenido doctrinaria y jurisprudencialmente que la Universidad de la República goza de inmunidad tributaria. Sin embargo, en la actualidad mientras las instituciones privadas de enseñanza no pagan las contribuciones especiales a la seguridad, la UdelaR si lo hace en las retribuciones que se financian con cargo a rentas generales, generándose un tratamiento discriminatorio.

Para ello se proyectaron, en el punto 2.1, el monto de los sueldos sujetos a montepío partiendo de los haberes en millones de pesos de 2016 y estimando un incremento anual de los mismos. La fuente de información para los sueldos de 2016 y el incremento estimado para 2017 fue proporcionado por la Dirección General de Planeamiento de la UdelaR. El incremento anual, posterior a 2017, se estimó en dos puntos por encima de la evolución del IPC – presentada en el punto 3.1 – lo cual implica que se considera que los sueldos universitarios van a ser mayores año a año en términos reales, acompañando al crecimiento general previsto como mínimo de la economía (1,93 % de aumento anual, acumulando 77,57 % en 30 años). En el punto 2.2 se incluye la tasa de aportes patronales vigente que es del 19,5%.

C. Variables macroeconómicas
En el punto 3.1 se estima la variación de la UI (o sea el IPC) para los años considerados en los distintos Escenarios y Subescenarios. Se comienza con una variación del 10% durante dos años, para luego ir descendiendo paulatinamente y culminar, en los últimos 21 años, con un 6% anual. Estos porcentajes se aplican al valor estimado de la UI en el promedio de 2016 que se ubicaría en el orden de los $ 3,45.

En el punto 3.2 se estima la evolución futura del TC pues las estimaciones de las obras físicas, del equipamiento y de su mantenimiento están expresadas en dólares. En este caso se estima que el dólar se apreciará levemente respecto al IPC en los próximos años (hasta el 2027) para luego converger ambas variables a un incremento del 6% anual a partir del 2028. De todas formas, los valores relevantes de esta variable se aplicarán hasta el 2027 que es cuando concluirían las inversiones previstas.

En el punto 3.3 se considera el valor de la tasa de interés anual a aplicar a los saldos que se vayan adeudando en cada año. Se estima una tasa del 6% anual en UI la cual es aproximadamente el valor de los intereses que se pagan actualmente por valores públicos expresados en esa unidad monetaria. Se considera que esta tasa será fija y, lo más importante, que la deuda se contraerá en UI y será en esa unidad monetaria que deberán hacerse los pagos.

3. Escenarios

Se consideran dos Escenarios en función de que la inversión se realice en diez años, durante el período 2017-2026 (Escenario 1) o que se efectúe en uno menor de seis años, durante el período 2017-2022(Escenario 2). A su vez, dentro de cada Escenario, se desagregan Subescenarios según el número de años de repago de la deuda: en 10 años ( Subescenario 1), en 15 ( Subescenario 2), o en 20 años( Subescenario 3). La información de cada uno se presenta en las hojas 2 a 7 del Excell.

Para cada Subescenario se confecciona un Flujo de Fondos Proyectado, expresado en millones de UI, y donde se incorpora una columna referida a la Inversión a realizar (punto 1.4 de los Usos) convirtiendo los dólares a pesos (punto 3.2) y luego a UI (punto 3.1); una segunda columna se refiere a los intereses que van generando los saldos a principio de cada año a los cuales se le aplican la tasa sobre UI considerada (punto 3.3). En los Subescerios 1.1, 1.2 y 1.3 las inversiones culminan al final del año décimo que es el 2026; en los Subescenarios 2.1, 2.2 y 2.3 las inversiones a financiar son las del año sexto, o sea el 2022.

El Cálculo de la Cuota a Pagar incorpora, como insumos, en una función financiera, el monto anterior a financiar (el saldo a fines del año 2026 en el Escenario 1 o el saldo a fines del 2022 en el Escenario 2), la tasa de interés ( punto 3.3) y los años de pago que varían con cada Subescenario considerado entre 10, 15 o 20 años. La fórmula obtiene un valor fijo e igual, en UI, a pagar cada año. El resultado obtenido se incluye como una nueva columna en el Flujo de Fondos anterior y va disminuyendo el monto adeudado para cancelarlo en los años previstos en cada Subescenario.

El Cálculo de la rebaja del montepío considera la cuota a pagar anterior y se la relaciona con los sueldos de la UdelaR ( punto 2.1) del año 2027 ( Subescenarios 1), o del año 2023( Subescenarios 2) y la tasa vigente de montepío . La relación entre la cuota necesaria para pagar la deuda con el monto del montepío vigente define el porcentaje necesario de abatimiento de la tasa vigente del 19,5% a solicitar. Esta reducción de tasa se mantiene constante a pesar de que se asume que la variación de los sueldos de la UdelaR es superior a los de la UI (o del IPC), con lo cual se obtendrían, en los distintos años de vigencia de la menor tasa de montepío, montos mayores a los necesarios para el pago de las cuotas.

4. Resultados obtenidos

A continuación se presentan los resultados de cada escenario y subescenarios. Los cálculos detallados se anexan al final de esta propuesta.:

Escenario 1
Inversión en los años 2017-2026 – incluye mantenimiento
Valor de la inversión: U$S 143 millones (1.419 millones de UI)
Subescenarios según años de pago de cuotas

10 años 15 años 20 años
( 2027-2036) ( 2027-2041) ( 2027-2046)
Subesc 1.1 Subesc 1.2 Subesc 1.3
Valores de la cuota anual en millones de UI 279,93 212,13 179,62
% de descuento necesario de aportes patronales 50,87% 38,55% 32,65%

Escenario 2
Inversión en los años 2017-2022 – NO incluye mantenimiento
Valor de la inversión: U$S 129,5 millones (1.274 millones de UI)
Subescenarios según años de pago de cuotas

10 años 15 años 20 años
( 2023-2032) ( 2023-2037) ( 2023-2042)
Subesc 2.1 Subesc 2.2 Subesc 2.3
Valores de la cuota anual en millones de UI 204,71 155,14 131,36
% de descuento necesario de aportes patronales 69,68% 52,80% 44,71%

5. Evaluación y conclusiones

Los aspectos positivos para la UdelaR de la propuesta de rebaja de los aportes patronales son de distinto tipo.

En primer lugar, se logran financiar inversiones (obra civil, equipamiento y mantenimiento) del HC durante 10 o 6 años (Escenario 1 o 2) sin comprometer recursos presupuestales o extrapresupuestales universitarios.

En segundo lugar, se atiende lo planteado por el MEF en cuanto a que la financiación propuesta no incide en el déficit del actual período de gobierno, sino que se genera una deuda a pagar a partir del año 2027 o 2023 (Escenario 1 o 2).

En tercer lugar, la fórmula que se propone si bien tiene una base similar a la de las PPP, sería esencialmente universitaria tanto del punto de vista de su formulación como de la administración de los fondos para el pago de las obras.

En cuarto lugar, el monto asignado a inversión se incrementaría durante seis años en el orden del 100% ,respecto a lo actualmente asignado a obras en el Presupuesto Quinquenal. No solo se aumentaría el monto asignado a obras sino que se dirigirían a un edificio y a un predio que están en una situación comprometida de adecuación edilicia y de mantenimiento producto de la falta de inversión relevante en los mismos desde hace muchos años.

En quinto lugar, resulta destacable que no solo hay que considerar en el análisis el impacto que la inversión ocasiona desde el punto de vista económico sino también a nivel social, ya que la raelización de esta obre repercute directamente en una mejor atención de la salud de la población, mejor capacitación de los recursos humanos de la salud y la recuperación de un edificio y de un predio emblemático de Montevideo.

Cualquier alternativa para financiar estas obras debe ser aprobada por el Gobierno Central para que se viabilice esta inversión. El Poder Legislativo debería aprobar la exoneración tributaria con ese fin, que regirá dentro del plazo a definir, y establecido en forma previa a la licitación de las obras para garantizar los fondos para las mismas.
Otro aspecto a considerar es el tipo de moneda en la cual se realizaría la operación. No parece conveniente que se produzca un endeudamiento en dólares pues esta moneda tiene, en el tiempo, una evolución difícil de prever y apreciaciones importantes de la misma podrían acarrear imposibilidad en los pagos.

La modalidad financiera para obtener los fondos requeridos por la empresa que realice la inversión puede adoptar distintas formas. Una posibilidad es que, una vez aprobada por ley la exoneración, la empresa ganadora de la licitación obtenga, con esta garantía, los recursos financieros necesarios para realizar la obra recurriendo al sistema bancario o de las AFAPs para obtener los fondos por su cuenta y riesgo.

Una segunda posibilidad es que se constituya un fideicomiso financiero, de oferta pública, que tenga como recursos para la inversión los que se obtengan de inversores financieros a los cuales se les abonaría en UI y a una tasa anual fija y, como repago de los mismos, se fideicomitirían los importes de la rebaja de los montepíos patronales que se verterían anualmente al fideicomiso, durante los años en que esta rebaja se defina. En ambos casos se requerirá, para que el conjunto de la operación se viabilice, que no solo se apruebe la norma legal de la rebaja de montepíos en un cierto importe, comenzando en un cierto año y a regir durante un cierto periodo, sino también la existencia de un mecanismo financiero – préstamo directo del sistema financiero bancario y/o AFAPs o fideicomiso financiero con participación principal de las AFAPs – que acepten invertir en esas condiciones.

En síntesis : la alternativa presentada en el Subescenario 1.1 es la que asegura la inversión total durante seis años y cuatro años adicionales de mantenimiento, lo cual permitirá preservar la inversión realizada en buenas condiciones durante ese lapso, y a pagarse en 10 años. Sin embargo creemos que la decisión sobre el escenario más conveniente debe ser tomada en conjunto con las autoridades nacionales y en intercambio con los posibles financiadores.

La moneda de la operación debería ser en UI y la tasa a abonar por el préstamo sería del orden del 6% la cual es probable le resulte adecuada a las AFAPs cuyas obligaciones están expresadas en unidades salario (varían con el Índice Medio de Salarios) el cual en pocas oportunidades estuvo 6 puntos por encima del IPC.

* Creado por resolución No. 5 del CDC del 22/12/15, integrado por el Rector de la Universidad Roberto Markarian, el Decano de la Facultad de Medicina Fernando Tomasina, la Directora del Hospital de Clínicas Raquel Ballesté y los representantes de los órdenes, Marcelo Cerminara (docentes), Federico Kreimerman (egresados) y Valeria Sánchez (estudiantes).

Fuente: Todos por el Clínicas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *