Carta abierta de la Profesora Patricia Borda

Carta abierta de la Profesora Patricia Borda:

 

Dado el hecho de que he sido citada a audiencia judicial paso a redactar brevemente los hechos ocurridos: El viernes 15 de febrero de este año participé de la convocatoria a concurrir a la SCJ en apoyo a la jueza Mariana Mota. Convocatoria hecha por Crysol, Hijos, Madres y Familiares y FEUU.

Participé con el propósito de demostrar mi apoyo y solidaridad al trabajo que realizaba la jueza con las causas de crímenes del terrorismo de Estado que tenía a su cargo, y me motivó la indignación que me generó el hecho de su traslado.

Ya en la concentración, la gente comenzó a entrar espontáneamente al edificio detrás de la jueza Mota, ya que el acto a realizarse era público.

Estando dentro del local, una multitud apoyábamos con cánticos mientras repudiábamos el traslado. Delante de mí sale un grupo de policías de coraceros, armados con cascos y escudos, e inmediatamente nos comienzan a empujar sin mediar palabra.

En particular, me golpearon en las piernas con un palo (desconozco el nombre del policía). Es así que, ante semejante represión inesperada, reacciono tratando de no caer al piso y de aguantar el empujón, porque de propagarse éste, hubiera tirado al piso a mucha gente mayor que allí había, muchos de ellos familiares de detenidos desaparecidos y de asesinados políticos. Esa reacción en cadena podría haber tirado personas escaleras abajo. En suma, poniendo mi cuerpo como escudo, traté de no caer arrastrando a las personas que estaban detrás de mí.

Cuando el jefe de policía Diego Fernández, solicita que abandonemos el lugar, lo hago en forma serena, ayudando a bajar las escaleras a los más ancianos.

El domingo 7 de abril, vía telefónica, el oficial MIERES me cita a presentarme en Jefatura de Policía el día martes 9 de abril para ser interrogada. Al preguntar cuál era el motivo, me responde algo así como: “por los sucesos de la SCJ”. Me presento el día indicado para ser interrogada por la DOE (Dirección de Operaciones Especiales), fuimos 9 personas en total las citadas.

El sábado 4 de mayo, se presenta en mi domicilio el mismo oficial Mieres, entregándome una nueva citación que dice: “Por medio de la presente se le notifica, por así haberlo dispuesto la Sra. Jueza Gabriela Merialdo en lo Penal de 9º turno por oficio, que deberá comparecer a la audiencia fijada para el día 14/5/2013 a las 13 horas, con asistencia letrada, por “Ocupación y desocupación de la SCJ – antecedentes”.

El 7 de Mayo, en horas de la tarde, me llama a mi celular una persona presentándose como el oficial Mieres, quien me comunica, que por orden de la Jueza Merialdo,  la audiencia del día 14 de Mayo, fue aplazada…”por ahora”, insistió dicha persona,  sin notificación de nueva fecha, comunicándolo ante mi reclamo, en forma escrita al día siguiente.

Estos hechos son graves, mas allá de mi situación personal, dado que se ESTÁ CRIMINALIZANDO EL DERECHO A LA PROTESA Y A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN, que de por si es grave, pero lo es más aún cuando de denunciar el actual estado de impunidad se trata. Es así que convoco a redoblar esfuerzos en la histórica lucha contra la impunidad. Nuestro silencio e inacción legitima la “muralla” de impunidad

Patricia Borda

23 de mayo de 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *