En Memoria

1

Cuarenta y cinco años. Demasiados por vivir todavía, y pocos para abarcar todo lo que Andrés le brindó al movimiento popular, a sus compañeros, a la educación.

Apenas contaba con 3 años cuando la dictadura militar asesina a su padre, Ramón Peré. Una niñez y adolescencia durísimas, cobijado en el amor de su madre que lo dio todo para ampararlo de las necesidades materiales, y de la falta traumatizante  de su padre

Andrés siguió las huellas de su padre, militando en la UJC,  en el movimiento estudiantil y en el  PCU.

Frenteamplista de siempre, con análisis críticos y aportando  para avanzar en democracia, Andrés se ganó el respeto y el afecto de muchísimos compañeros, de todos los palos, dentro y fuera del FA. Es que Andrés, con su aparente bohemia a cuestas, su guitarra, su solidaridad, su calidad y calidez humana, jamás regateó esfuerzos para consensuar cuando había disensos, para aplacar cuando había apasionamiento, para unir cuando había riesgos de rupturas.

Andrés fue un tejedor de sueños, apostando siempre a la lucha organizada, pero embarrándose las patas, junto al pueblo, peleando desde el llano, porque jamás le gustaron las alturas, y nunca aceptó ser postulado para una responsabilidad a nivel nacional, ni sindical ni política. Lo suyo era otra cosa.

Humilde como pocos, la sonrisa jamás faltaba de su rostro, incluso en los momentos más duros. Armando, un pucho, sin apuro, escuchaba con paciencia natural, y el tiempo se detenía; un intercambio con Andrés no quedaba en el olvido.

Profesor de Química, comprometido con sus estudiantes, con su liceo y compañeros de tantos años, Barros Blancos, jamás dejó de defender la lucha por una sociedad sin explotados ni explotadores; jamás dejó de defender la autonomía y el cogobierno de la Educación Pública.

Querible y querido por todos los que tuvimos oportunidad de militar junto a él; en las marchas del PIT-CNT; en las movilizaciones populares, siempre lo ubicábamos por su pelo largo y su figura delgada, con la sonrisa a cuestas y los brazos extendidos para el abrazo.

Andrés emanaba ternura, aunque no lo supiera, pero también firmeza ideológica y principios ´inquebrantables.

Disfrutó lo que la vida le daba, y así como militaba con pasión, su corazón rebozaba de Danubio, el cuadro de sus amores, al que seguía donde fuera.

Enamorado de la viola, y del rock, en solitario o con amigos. Nada apuraba sus certezas, y cada golpe de la vida, lo hacía más grande, más fuerte.

Hace un tiempo, Andrés se enfermó, lo que lo obligó a transitar por un camino durísimo, tedioso, angustiante. De internación en internación, de diálisis en diálisis… y en medio y durante… Andrés respondía el teléfono, aconsejaba, trasladaba, a veces internado…y uno no lo sabía. Con  humor e ironía, enfrentaba la adversidad para no dejar lo que estaba haciendo: vivir la militancia con alegría y no como una obligación, porque Andrés era entrega pura.

Su cuerpo no resistió, le dijo basta, a la misma hora que partió Fidel Castro…casualidades, o lo resolvió así.

Difícil pensar en una AGD, en un Congreso, sin Andrés. Porque militantes como él, no abundan.

Se viene a la memoria la canción del Sabalero a la muerte “esa vieja, puta y fría…”, pero sabiéndolo, es posible imaginarlo haciendo una guiñada y diciendo “no es para tanto compañero”.

Andrés estará muerto, el día que dejemos de pelear, de caminar calles bajo consignas con las gargantas gastadas; el día que dejemos de estudiar, el día que no sepamos diferenciar enemigo de discrepancia, el día que nos dejemos arrastrar por la ideología dominante, el día quen nos quedemos en la cortita sin levantar la mira para continuar la persistente lucha por una sociedad justa, sin explotados ni explotadores.

Andrés estará vivo, si logramos integrar lo sustancial de su esencia: honradez, humildad, unidad, justicia, respeto y entrega, amor por la causa.

Comité Ejecutivo, FeNaPES.

foto-uno

7 comentarios sobre “En Memoria

  • el 26 Noviembre, 2016 a las 9:33 pm
    Permalink

    Que afortunados fuimos de tenerte en nuestras vidas. Salud camarada

    Respuesta
  • el 27 Noviembre, 2016 a las 2:52 am
    Permalink

    Alma mater del Comité AMANECER, en Organización hasta el ultimo momento del trabajo. PRESENTE!

    Respuesta
  • el 27 Noviembre, 2016 a las 3:16 pm
    Permalink

    Descanse en Paz Andres, no más dolor, no más sufrimiento, solo gozos al lado de nuestro creador, fortaleza para toda la familia, los designios De Dios son sabios, Dios nunca se equivoca, RIP Andres!
    Con Amor,,
    Familia Alur, Tampa, Florida

    Respuesta
  • el 27 Noviembre, 2016 a las 8:15 pm
    Permalink

    un grande Andrés!!!salu

    Respuesta
  • el 27 Noviembre, 2016 a las 9:30 pm
    Permalink

    Mejor profesor de química por lejos, una lastima. QEPD

    Respuesta
  • el 29 Noviembre, 2016 a las 12:19 am
    Permalink

    Un cálido y fraterno abrazo a su querida familia. La memoria de Andrés seguirá formando parte de nuestros mejores recuerdos por su compromiso y coherencia militante.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *