8 de marzo: Día Internacional de la Mujer Trabajadora

 

El 8 de marzo, Día internacional de la Mujer, es fruto de múltiples movilizaciones a nivel mundial, donde las mujeres organizadas lucharon por igualdad de salario, condiciones de trabajo dignas, derecho al voto, y contra la explotación brutal a las que estaban sometidas, por su doble condición de trabajadoras y mujeres. El 8 de marzo de 1908, mueren quemadas vivas -fruto de un homicidio masivo- más de 129 trabajadoras textiles de una fábrica de Nueva York, en medio de una huelga de más de 40.000 costureras que reclamaban a igual trabajo igual remuneración, derecho a amamantar a sus hijos, a integrar los sindicatos, reducción de la jornada laboral, contra las terribles condiciones de trabajo y el trabajo infantil.

Como parte integrante de la clase trabajadora, la mayoría de las mujeres juegan un papel central en la producción de bienes y servicios,en los puestos más precarizados y peores pagos. Esta forma de super-explotación capitalista se debe a que buena parte de las mujeres trabajadoras no suelen asumir su condición de tales, sujetas a una ideología dominante que promueve la opresión y discriminación en todos los planos.

Las trabajadoras docentes de Educación Secundaria, que constituyen el 75% del total, no son ajenas a esta realidad de doble explotación. La propia normativa que regula nuestra labor es discriminatoria. Los controles obligatorios durante el embarazo, las licencias especiales por embarazos de riesgo y las licencias por lactancia de cierta duración, afectan el presentismo, la actividad computada y el puntaje de las compañeras, lo cual se traduce en rebaja salarial, peores ubicaciones en los órdenes de prelación a través de los cuales se accede al trabajo y desigualdad para concursar por el acceso a cargos de mayor jerarquía.

A este escenario se suma que el 60% de las docentes de ANEP tiene al menos un hijo menor de 18 años a cargo. Según el “Informe de tiempo libre y trabajo no remunerado” elaborado por la Facultad de Ciencias Sociales y el Instituto Nacional de Estadística, las mujeres tienen más carga de tareas domésticas que los varones, carga que se incrementa en mayor medida para las mujeres cuando existe presencia de menores en el hogar, pasando a significar el triple de tiempo que los varones en igual situación. Así, la insuficiencia salarial y el multiempleo, combinados con la persistencia de una sociedad patriarcal, tienen como resultados una sobrecarga excesiva para las docentes; estos factores explican los altos niveles de estrés y burnout que aquejan al sistema.

La doble violencia sobre las trabajadoras docentes se ha mostrado también en situaciones de agresión acompañeras. La totalidad de los casos de agresión registrados en liceos que nuestro sindicato ha denunciado los últimos años, han tenido siempre como víctimas a compañeras. A su vez, no existe un marco regulatorio en la ANEP que atienda las situaciones laborales de las docentes, que emergen de la violencia doméstica.

Por eso, en este contexto de múltiples violencias hacia las mujeres a través de los femicidios, los golpes y las restricciones a la práctica del aborto, a los que se suman las leyes discriminatorias y la invisibilización de la opresión a través del trabajo doméstico y las tareas de cuidado, FeNaPES define parar 24 horas este 8 de marzo, y participar en forma organizadaenla movilización convocada para ese día.

Por una sociedad libre, socialmente iguales y humanamente diferentes
Por igualdad de condiciones para hombres y mujeres

A igual trabajo igual remuneración
¡Ni una menos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *